BARAJA BABOSA

baraja-caracoles

La idea de dibujar una baraja «babosa» a tema caracoles es fruto del aburrimiento. Ha nacido un finde de octubre en compañía de unas amigas que me han convencido a jugar a póker.
Tras perder todas mis fichas en las primeras dos horas de juego, las siguientes las he pasado haciendo bocetos inspirados en lo que tenía a mano, cartas.

Corazones

Ni Póker, ni Rummy, ningún otro juego raro, para mi esta baraja de carta es para jugar Maquiavelo. Un juego desconocido en España que he enseñado a mis amigos más cercanos para pasar un rato jugando cuando vienen a visitarme.
El nombre del juego explica las reglas, para ganar el fin justifica los medios.

Flores

Las primeras veces que vi una baraja de cartas de póker eran las cartas de unas Señoras de Milán que se sentaban en el parque de mi pueblo y jugaban a escala 40 toda la tarde. En mi casa estas cartas no existían, mis padres jugaban juegos de pueblo con cartas regionales.
Ahora que lo pienso, para no hacerles un feo a ellos tendría que pensar en una baraja de cartas con espadas, oros, bastos y copas.

Diamantes

Nunca he coleccionando barajas pero si naipes sueltos de todos tipos. 
Tengo una pequeña colección guardada en mi caja de los recuerdos. Vivir siete años en Barcelona ha ayudado a incrementar mucho la colección que empecé de adolescente. Generalmente encontraba las cartas sueltas, una o dos, abandonadas en el suelo, pérdidas. Pero he llegado también a encontrar una baraja entera esparcida por la acera.
Lo de las cartas pérdidas por la calle es un misterio para mi.

Picas