El Barón Rampante

una novela de ITALO CALVINO

baron-rampante-italo-calvino

Os contaré sólo el principio de esta fantástica e hilarante novela escrita por Italo Calvino, El barón rampante, publicada en 1957:

Estamos en el siglo XVIII, Biaggio y Cósimo son dos hermanos que pertenecen a una familia aristocrática en decadencia que busca imitar el modo de vida de la clase alta.
Todo empieza cuando Cósimo tiene una discusión con su padre por un plato de caracoles que no se quiere comer.
Justo el día anterior él y su hermano habían puesto en libertad de una barrica del sótano los caracoles que su hermana Battista, cocinera disparatada, usaba para cocinar junto a otros alimentos raros como ratas y setas. Cazarlos y restituirlos a su lugar fue un trabajo agotador que involucró todos los cortesanos.
Al día siguiente el barón Arminio Piovasco de Rondó, sentado a la cabecera de la mesa a la hora del almuerzo, amenazó a su hijo, el joven Cósimo Piovasco de Rondó.


Así nos lo cuenta Biaggio, el narrador de la novela:

«Estábamos en el comedor de nuestra villa de Ombrosa, las ventanas enmarcaban las tupidas ramas del gran acebo del parque. Era mediodía, y nuestra familia, siguiendo una antigua tradición, se sentaba a la mesa a esa hora, pese a que ya cundía entre los nobles la moda, llegada de la poco madrugadora Corte de Francia, de almorzar a media tarde. Soplaba un viento de mar, recuerdo, y se movían las hojas. Cósimo dijo:
-¡He dicho que no quiero y no quiero! -y rechazó el plato de caracoles. Jamás se había visto desobediencia más grave«.

Eso ha sido, un plato de caracoles ha causado la huida del Barón Rampante a los árboles donde se quedó hasta su muerte sin nunca tocar el suelo. Pero esos son otros capítulos y el protagonista aquí no es ningún barón, si no los caracoles!

Tu opinión me interesa