El oprtunismo

Este capitulo de «los caracoles y la literatura» lo dedico a quien trabaja como político.

Hoy es el 19 de septiembre de 2022 y como italiana que reside en el extranjero ya he votado para las elecciones políticas del próximo domingo, solo puedo decir una cosa para consolar mis queridos connacionales que aún tienen delante una semana más de chácharas: «Forza ragà! La vita in campagna elettorale è dura ma per fortuna abbiamo Trilussa e un’infinità di poeti ed intellettuali che con la loro intelligenza, sottilezza (che a molti manca) ed ironia ci aiutano a sopportare e capire l’attualità».*

*»Animo gente! La vida en campaña electoral es dura pero por suerte tenemos a Tilussa y una infinidad de poetas e intelectuales que con su inteligencia, sutileza (que falta a muchos) e ironía nos ayudan a aguantar y entender la actualidad».

trilussa-arrivismo
trilussa-poesia-italiana

Texto traducido y versión original

El oportunismo

TRILUSSA
(Carlo Alberto Salustri)

Un día un Caracol forastero,
que vino a Roma en medio de las verduras,
encontró un grillo y le dijo: – Estoy seguro
que hago una hermosa carrera,
porque aquí cualquier listillo se presenta
y se vuelve grande, se convierte en…

Y, en última instancia, me lo merezco. Yo también
Me arrastro y sigo adelante.
¡Eh, si supieras! Hay tantos
que llegaron con mi sistema!
Es suficiente saber arrastrarse sobre el ideal,
cualquier camino es bueno… ¿Me equivoco?

— Pero por donde pasas tu dejas la marca,
— le dijo el Grillo — y esto es una desventaja:
porque de vez en cuando hay un pasaje
cómodo, tal vez, pero no demasiado digno,
y no es bueno que la gente se entere
sobre cuantos hedores pasas.

Yo, en cambio, que me las arreglo al contrario,
Llego a saltos, pero nadie ve
en que líos meto el pie
cuando encuentro el apoyo necesario:
vuelo sobre todo, salto felizmente
y paso por un grillo independiente.

14 JUNIo 1914

L’arrivismo

TRILUSSA
(Carlo Alberto Salustri)

Un giorno ‘na Lumaca forastiera,
che venne a Roma in mezzo a la verdura,
trovò un Grillo e je disse: — So’ sicura
che faccio una bellissima cariera,
ché qui qualunque fregno se presenta
diventa granne subbito, diventa…

E, in fonno, me lo merito. Pur’io
m’arampico striscianno e vado avanti.
Eh, si sapessi! Ce ne stanno tanti
che so’ arrivati cór sistema mio!
Basta sapé striscià su l’ideale,
qualunque strada è bona… Dico male?

— Ma indove passi tu ce lassi er segno,
— je fece er Grillo — e questo è ‘no svantaggio:
perché ogni tanto capita un passaggio
commodo, forse, ma nun troppo degno,
e nun sta bene che la gente scopra
su quante puzzonate passi sopra.

Io, invece, che m’aregolo ar contrario,
arivo a zompi, ma nessuno vede
in quali pistarecci metto er piede
quanno trovo un appoggio necessario:
volo su tutto, sarto allegramente
e passo per un Grillo indipennente.

14 giugno 1914

Tu opinión me interesa